BUSCAR

CIENCIA

psicología (0)salud (1)psicología social y sociología (1)investigación ecológica (1)

CULTURA

biografías infames (4)análisis histórico (5)cultura agroambiental (2)espiritualidad (0)gastronomía del mundo (0)sexo y erotismo (4)personajes de la gráfica (0)reporte multicultural RSJ (1)sociedad y política (7)

TECNOLOGIA

opensource (4)tecnología sostenible (4)tecnología antigua (0)sociopolítica digital (0)tutoriales (5)criptoeconomía (0)

ENTRETENIMIENTO

biografías musicales (1)curiosidades históricas (1)anime y manga (0)videojuegos (0)

El Tanaj hebreo y el Viejo Testamento cristiano: sus raíces en Egipto y Mesopotamia

cultura
Responsable del artículo: Tobal SG

21/10/2021 | Sección: cultura

Temas: análisis histórico.

Descripción: revisión crítica sobre temas de Historia.

El Tanaj hebreo y el Viejo Testamento cristiano: sus raíces en Egipto y Mesopotamia

El pueblo hebreo en gestación, tuvo suficiente tiempo habitando diferentes tierras como para permearse de esas culturas y apropiárselas para acomodarlas a su propio credo.

Dentro de los relatos de la Biblia, podemos encontrar pasajes recurrentes en donde, tanto representantes específicos como en general el pueblo hebreo, habitaron (tanto por casualidad como por cautiverio) muchos años en ciudades como Ur de los caldeos, en Mesopotamia, o bien Mizraim, nombre que le daban a Egipto.

Lo anterior, aunado a investigaciones lingüísticas, antropológicas, e historiográficos nos muestran que los grupos que dieron origen al pueblo hebreo (que en su propia historia mencionan como “las 12 tribus de Israel”), tuvieron suficiente tiempo habitando en diferentes pueblos como para permearse de la cultura de estos territorios y así apropiarse de esas tradiciones para acomodarlas a su propio credo en gestación, práctica nada extraña en esos tiempos.

Esta asimilación cultural solía ser algo muy común antes de la era moderna; la conformación de nuevos pueblos e identidades acontecían cuando una determinada cultura se quebraba en varios grupos, tribus o clanes, los cuales migraban, o bien, quienes no migraban terminaban adaptándose, para así construir una nueva vida. Esto podía ser a causa de guerras, conquistas, fenómenos naturales y que en su recorrido van haciendo uso de la reinterpretación cultural.

Esto no significa que estos procesos de quiebres culturales, fragmentación en grupos migrantes, reacomodos y adaptaciones humanas ya no ocurran, de hecho todo el tiempo están ocurriendo, es solo que antes de la llegada de lo que hoy conocemos como “las grandes naciones”, este fenómeno se daba más naturalmente. Antes del siglo XVI la conformación de pueblos nuevos, identidades nuevas eran cosa de todos los días, mientras que hoy, la estructura política dividida en naciones que supuestamente se ponen de acuerdo para reconocerse unas a otras, impide que estas migraciones naturales se sigan dando, lo cual, de hecho, no es nada positivo, pero eso es otro tema.

Vamos a revisar tres casos específicos de apropiación y reinterpretación cultural por parte del pueblo hebreo. Esto anterior gracias a las varias evidencias materiales que, tras su lectura, destacan por los varias similitudes relacionadas con el estilo y forma en la que son contados, o bien por similitudes explícitas en el contenido con relatos clásicos de culturas más viejas a la hebrea, con la que se sabe que estos tuvieron contacto significativo, y que además, concuerdan cronológicamente con su creación.

Sobre las señales indirectas, como las del estilo y forma, no solo son significativas en el sentido de que muestran similitudes, sino también por contrastes fuertes, mismos que generan una notable disonancia en el estilo general de la obra, dando una sensación de que tal o cual texto hubiera sido insertado casi a fuerza. Esto anterior no solo ocurre en un escrutinio externo sino que es incluso material de polémica interna, desde dentro del credo, pues esencialmente parecería encontrarse en contraposición con el dogma central, haciéndole perder coherencia. Como primer ejemplo veremos el Cantar de los Cantares, (libro que se encuentra listado dentro del Tanaj hebreo, o Antiguo Testamento del cristianismo, que son básicamente lo mismo) un libro que lleva siglos representando un foco de discusión tanto para hebreos como para cristianos.

Si bien en la totalidad de la Biblia cristiana ─más específicamente me refiero al Nuevo Testamento─ también podemos encontrar similitudes con creencias de otros territorios como podría ser la cosmogonía helénica, por ahora me enfocaré solamente en revisar ciertos fragmentos del Antiguo Testamento, el cual corresponde al canon que comparte el cristianismo con el credo judío.

1. Literatura erótica egipcia y el “Cantar de los Cantares”

Así canta y llora Isis:

“¡Oh, soberano excelente, ven a tu morada!

¡Mírame! Soy tu hermana, que te ama.

¡No te alejes de mí, oh, adolescente hermoso!

¡Ven rápido a tu morada! ¿No puedes contemplarme?

Amargo está mi corazón, por tu causa; mis ojos te buscan.

¿Tardaré en contemplarte, tardaré en contemplarte

oh, soberano excelente, tardaré en contemplarte?

Los dioses y los hombres (tornan) sus ojos hacia ti

para todos a su vez, llorarte,

cuando me ven lanzando lamentaciones

hasta lo alto de los cielos y tu no escuchas mi voz”.

“Lamentaciones de Isis y Neftis” papiro hierático, Tebas; Museo de Berlín

Dentro de las costumbres de la cultura del Egipto Antiguo era muy común llamar “hermana” o “hermano” a la persona amada, costumbre que en el judaísmo no existe, y de hecho en ninguna otra cultura cercana como la Mesopotámica, Griega, Asiria o de las culturas del valle del Jordán de aquellos tiempos, no obstante, en el libro del Cantar de los Cantares, muy a la usanza egipcia, se nombra a la amada como “hermana”. La gente experta en análisis cultural y literario destacan que tanto las expresiones como este ejemplo de "hermana", como el estilo general de escritura del Cantar de los Cantares, son herencia directa de la cultura egipcia.

Este libro de poesía erótica es además único por su estilo tan peculiar, el cual ha generado mucha controversia, como mencioné en la introducción, entre los rabinos judíos, quienes han debatido si se trata realmente de poesía erótica entre hombres y mujeres terrenales, cosa que resultaría un tanto blasfema, o si bien se trata de un diálogo metafórico entre un profeta y su pueblo. Es justo esta última explicación la más aceptada por los rabinos.

Es así que, según la interpretación más aceptada por el canon judío, se trataría de un libro escrito por el Rey Salomón de manera alegórica refiriéndose, por medio del simbolismo de la fuerza del amor erótico, al pacto de amor de Jehová hacia su pueblo.

Has cautivado mi corazón, hermana mía, esposa mía ; has cautivado mi corazón con una sola mirada de tus ojos, con una sola hebra de tu collar.¡Cuán hermosos son tus amores, hermana mía, esposa mía! ¡Cuánto mejores tus amores que el vino, y la fragancia de tus ungüentos que todos los bálsamos!

Cantares 4:9

2. El monoteismo hebreo y monoteismo en Egipto antiguo

Existe un periodo dinástico del Egipto antiguo conocido como el “segundo periodo intermedio” en el cual, tras una etapa de inestabilidad interna, cae en manos de una invasión de pueblos que llegan por el noreste africano, originarios de la zona del Jordán y hasta Anatolia, reino en donde habitaba el pueblo Hitita.

A este grupo se les conoció como Hyksos, una palabra egipcia que significa “reyes extranjeros”; este pueblo en lugar de imponer sus costumbres, como sí sucede en otras conquistas de la Historia, se diluyeron y asimilaron la cultura y los credos locales, adoptando al dios Set como deidad principal, siendo que Set era protector de los extranjeros en Egipto y también creador de tormentas, justo como el dios principal de los Hyksos cuando moraban en sus tierras originales del Jordán.

Esta dinastía duró aproximadamente 10 faraones hyksos hasta que algunos nomos (ciudades-estado egipcias) comenzaron a recobrar estabilidad y le declararon la guerra a los invasores, y así, poco a poco les replegaron, en su gran mayoría, de regreso a sus tierras fuera de Egipto.

Se cree que no todos fueron replegados, quedando algunos como pastores laborando pacíficamente en la tierra en Egipto, pero que a manera de venganza étnica, fueron esclavizados durante aproximadamente 200 años, hasta que el hijo del faraón Amenofis III, es decir Amenofis IV, mejor conocido como Akenatón, decidió cambiar la religión mayormente politeísta ─que funcionaba bajo la protección del gran dios principal Amón Ra─, por un monoteísmo bajo un dios único, benefactor, solar, y amoroso, llamado Atón, y con él, la esclavitud fue abolida; al menos por un tiempo.

Como dije anteriormente, Atón, al ser un dios de paz y providencia, no aceptaba la esclavitud, por lo cual su representante terrenal, el faraón Akenatón, liberó a los esclavos, y esto se cree que fue una de las posibles razones por las cuales estos pastores de origen cananeo se quedaron con un buen sabor de boca con respecto a las religiones monoteístas, como la de Atón deidad solar, quien les liberó de la esclavitud mucho antes que Jehová a través de Moisés lo hiciera, posiblemente, por segunda vez. Recordemos que estos pastores semíticos del valle del Jordán, es decir los hyksos que esclavizados luego de la caída de su dinastía antes mencionada ─la XIV dinastía─ se relacionan con los orígenes étnicos del pueblo hebreo.

Esto de las religiones antiguas funcionaba, de hecho, un poco así, según conocemos por los registros arqueológicos. Tomemos como ejemplo al dios Set, que originalmente era una deidad benefactora, y sobran evidencias físicas que le representaban como un gran héroe. No obstante, Set, en su calidad de dios protector de los extranjeros, fue adoptado por los llamados hyksos, y convertido en una deidad principal, por lo que durante los años que durara la invasión hyksa en Egipto, grandes extensiones de la población aprendieron a relacionar a Set con un dios traidor, que había permitido la invasión extranjera, y para el momento en le que los hyksos son replegados y expulsados de Egipto, Set era reconocido ya como un dios malvado, no solo por el pueblo llano, sino por los sacerdotes y faraones que no dudaron en envilecer aún más su imagen. Bueno, pues algo similar pudo ocurrir con el segmento de la población semita que permaneció esclavizada luego de la expulsión de la mayoría de sus semejantes, que al conocer el beneficio proveído por el dios único y solar traído por Akenatón, pudieron haber desarrollado una preferencia generacional hacia este tipo de deidades únicas y cultos monoteístas de dioses guerreros y libertadores como Jehová.

Regresando al relato del periodo intermedio egipcio, finalmente, luego de su intento de transición al monoteísmo, Akenatón fué asesinado por los sacerdotes de Amón-Ra, quienes convencieron a su hijo Tutankamón de retornar al credo de Amón, y así permaneció el orden religioso de ahí en adelante para Egipto, dejando el intento monoteísta de su padre en el olvido. Posteriormente vendría el reinado (se cree que pudo haber sido posterior a Ramses II, ya que en el Tanaj no se da el nombre exacto del faraón durante el cual sucedió el Éxodo, de hecho solo le llaman así "faraón") en donde Moisés nacería y liberaría a todos estos pastores que volvieron a ser esclavizados cuando Akenatón fue asesinado, y les cruzó el mar Rojo para llevarles al monte Sinaí en donde Jehová se les revelaría como su dios único.

3. La historia bíblica (Toráh y Antiguo Testamento) del arca de Noé y la Epopeya de Gilgamesh que incluye la historia del arca de Utnapishtim

A continuación revisaremos fragmentos de unas tablillas de arcilla, escritas en cuneiforme akkadio (la lignua franca de aquellos tiempos, como el inglés lo es ahora), que relatan la historia conocida como la Epopeya de Gilgamesh, así como también fragmentos tomados del Antiguo Testamento, del libro del Génesis en los capítulos donde relatan la historia del gran diluvio universal.

Para poder apreciar las similitudes he intercalado el fragmento mesopotámico, seguido por el fragmento bíblico:

¡Demuele (esta) casa, construye una nave! Renuncia a las posesiones, busca la vida. ¡Desiste de bienes (mundanales) y mantén el alma viva! A bordo de la nave lleva la simiente de todas las cosas vivas. El barco que construirás, Sus dimensiones habrá que medir. Igual será su amplitud y su longitud. Como el Apsu lo techarás”

fragmento akkadio

 Y miró Dios a la tierra, y he aquí que estaba corrompida, porque toda carne había corrompido su camino sobre la tierra. Entonces Dios dijo a Noé: He decidido poner fin a toda carne, porque la tierra está llena de violencia por causa de ellos; y he aquí, voy a destruirlos juntamente con la tierra.

fragmento bíblico

Los pequeños [llev]aban brea, Al paso que los grandes transportaban [el resto] de lo necesario. Al quinto dia tendí su maderamen. Un acre (entero) era el espacio de su suelo, Diez docenas de codos la altura de cada pared, diez docenas de codos cada borde del cuadrado puentel. Preparé los contornos (y) lo ensamblé. Lo proveí de seis puentes, Dividiéndolo (así) en siete partes. El plano de su piso dividí en nueve partes. Clavé desaguaderos en él. Me procuré pértigas y acopié suministros. Seis (medidas) “sar” de betún (brea) eché en el horno, tres “sar” de asfalto [también] eché en el interior, Tres “sar” de aceite los portadores de cestas transportaron, Aparte de un “sar” de aceite que la calafateadura consumió, Y los dos “sar” de aceite [que] el barquero estibó.

fragmento akkadio

Hazte un arca de madera de ciprés; harás el arca con compartimientos, y la calafatearás por dentro y por fuera con brea. Y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura y de treinta codos su altura.

fragmento bíblico

Toda mi familia y parentela hice subir al barco. Las bestias de los campos, las salvajes criaturas de los campos, todos los artesanos hice subir a bordo

fragmento akkadio

En ese mismo día entró Noé en el arca, con Sem, Cam y Jafet, hijos de Noé, y la mujer de Noé y las tres mujeres de sus hijos con ellos, y toda fiera según su especie, y todo ganado según su especie, y todo reptil que se arrastra sobre la tierra según su especie, y toda ave según su especie, toda clase de aves.

fragmento bíblico

Cuando aquel que ordena la intranquilidad nocturna, Envíe una lluvia de tizón, ¡Sube a bordo y clava la entrada!” Aquel tiempo señalado llegó: “Aquel que ordena la intranquilidad nocturna, envía una lluvia de tizón

fragmento akkadio

 Y los que entraron, macho y hembra de toda carne, entraron como Dios le había mandado; y el SEÑOR cerró la puerta detrás de Noé. Entonces vino el diluvio sobre la tierra por cuarenta días, y las aguas crecieron y alzaron el arca, y ésta se elevó sobre la tierra.

fragmento bíblico

En el Monte Nisir el barco se detuvo

fragmento akkadio

 Y en el mes séptimo, el día diecisiete del mes, el arca descansó sobre los montes de Ararat.

fragmento bíblico

Al llegar el séptimo día, Envié y solté una paloma. La paloma se fue, pero regresó; Puesto que no había descansadero visible, volvió. Entonces envié y solté una golondrina. La golondrina se fue, pero regresó; Puesto que no había descansadero visible, volvió. Después envié y solté un cuervo. El cuervo se fue y, viendo que las aguas habían disminuido, Come, se cierne, grazna y no regresa. Entonces dejé salir (todo) a los cuatro vientos Y ofrecí un sacrificio. Vertí una libación en la cima del monte.

Los dioses olieron el sabor, los dioses olieron el dulce sabor, Los dioses se apiñaron como moscas en torno al sacrificante.

“Dioses, tan cierto como este lapislázuli está En mi cuello, no olvidaré, Recordaré estos días, sin jamás olvidarlos.”

fragmento akkadio

Noé abrió la ventana del arca que él había hecho, y envió un cuervo, que estuvo yendo y viniendo hasta que se secaron las aguas sobre la tierra. Después envió una paloma para ver si las aguas habían disminuido sobre la superficie de la tierra, pero la paloma no encontró lugar donde posarse, de modo que volvió a él, al arca, porque las aguas estaban sobre la superficie de toda la tierra. Entonces extendió su mano, la tomó y la metió consigo en el arca.

Y todas las bestias, todos los reptiles, todas las aves y todo lo que se mueve sobre la tierra, salieron del arca según sus familias.

Y edificó Noé un altar al SEÑOR, y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocaustos en el altar. Y el SEÑOR percibió el aroma agradable, y dijo el SEÑOR para sí: Nunca más volveré a maldecir la tierra por causa del hombre, porque la intención del corazón del hombre es mala desde su juventud; nunca más volveré a destruir todo ser viviente como lo he hecho.

fragmento bíblico

Estos 3 casos que hemos revisado que muestran las similitudes y contrastes entre creencias judías, cristianas y otros credos más antiguos que llamaremos paganos, no son para sorprenderse ya que representa un mecanismo clásico de influencia y diversificación social y cultural de los pueblos. Las evidencias de este flujo natural de los relatos de los pueblos son muchas, y es uno de los mecanismos que dan como resultado la multiculturalidad humana a lo largo y ancho de este planeta.

Palabras clave del artículo: Egipto, Mesopotamia, Akhenatón, Atón, Set, Noé, Arca de Noé, Diluvio Universal, Gilgamesh, Utnapishtim, Cantar de los Cantares, Erotismo, Biblia, Tanaj, mitología, Viejo Testamento, Atrahasis, hapiru, monoteísmo

Responsable de este artículo:

Tobal SG

Editor de la RSJ, me gusta leer. Alquimista charlatán.

visita

Comentarios

Páginas

Agrega tu comentario:

Solo los usuarios registrados pueden mostrar su foto de perfil y borrar sus propios comentarios.

Regresar Arriba